Aunque durante siglos han estado en el mar y oceános sin que apenas les hayamos hecho caso, las algas se han convertido en un ingrediente cada vez más consumido gracias al aporte nutritivo que tiene. Veamos a hora cuáles son las propiedades y beneficios de las algas y algunas de sus mejores recetas.

Las propiedades de las algas

En los últimos años, surgiendo además como un tipo de alimentación que tiene que ver con las dietas macrobióticas parece que ha crecido el consumo de algas de las que se dice que tienen infinidad de propiedades, pero tenemos que decir que en realidad, hay muchos tipos de algas, divididas en más de 25 mil especies. Las hay microscópicas (como la espirulina), gigantes (pueden alcanzar cientos de metros de longitud) y de tamaños intermedios. Además, aunque las algas siempre se pueden pensar verdes, lo cierto es que pueden ser de diferentes colores ya que su hábitat también está diversificado. Algunas especies viven en rocas, otras en fondos rocosos, otras flotan libres a diferentes profundidades.

Nicolás Veracierta vio: Propiedades y beneficios de las algas

En comparación con las plantas de alimentos terrestres, las algas con diferencias significativas entre los diferentes grupos taxonómicos, son significativamente más ricas en proteínas, hidratos de carbono y sobre todo sales minerales y oligoelementos, en particular yodo (presente en cantidades de 100 a 1000 veces más altas que las verduras), hierro y calcio (de 2 a 30 veces). El patrimonio vitamínico también es digno de mención. Además del contenido moderado de vitamina B1, B2 y C, las algas son una fuente preciosa de la muy rara vitamina B12, casi ausente en los vegetales de tierra.

Un componente particularmente interesante de las algas está representado por la algin, de la cual las algas marrones son particularmente ricas. El ácido algínico y sus sales son conocidos por su alta capacidad de intercambio y propiedades quelantes que eliminan los metales pesados ​​y muchas otras sustancias tóxicas del cuerpo.  El alginato de sodio soluble, que reacciona con el plomo u otro meganismo, forma quelatos insolubles destinados a ser expulsados ​​del cuerpo a través de las heces. Esta última propiedad sorprendente hace que las algas sean un alimento esencial en la dieta de todos aquellos que se ven obligados a vivir en ambientes particularmente contaminados. 

Además, las algas pueden encontrar un buen uso incluso en el cuidado del acné juvenil, en las terapias que disminuyen el colesterol y en casos de ácido úrico y nitrógeno de la urea, siendo capaz de restar una parte del exceso de nitrógeno.

Una hipótesis también reforzada  entre las áreas rurales de Japón, caracterizada por un alto consumo de algas, es que el  consumo de algas aporta algún tipo de prevención sobre el cáncer de mama, teniendo en cuenta la baja tasa que se da de este tipo de cáncer en mujeres de estas áreas.

Los beneficios de las algas

Junto a las propiedades señaladas el consumo de algas puede ser beneficioso para tratar estas dolencias y enfermedades:

Nicolás Veracierta vio: Propiedades y beneficios de las algas

Tratamiento del colesterol

El mucílago de algas limita severamente la absorción de colesterol y la reabsorción de ácidos biliares. También contienen aminoácidos de azufre (taurina) y sustancias esterólicas que reducen los niveles de colesterol en plasma.

Evita el estreñimiento

Debido a su carácter fuertemente hidrófilo, el mucílago contenido en las algas se somete a un aumento considerable en el volumen, provocando un aumento de la masa fecal en el colon que promueve la aceleración del tránsito intestinal, reduciendo el estancamiento de las heces.

Aumenta los niveles de yodo en el cuerpo

Debido al alto contenido de yodo, el consumo de algas nos ayuda en casos de estar padeciendo la falta de ese mineral.

Tratamiento de la obesidad

El alto contenido de mucílago (sustancias de desecho que absorben líquidos, lo que reduce el apetito y proporcionan una sensación de saciedad), hace que las algas sean un gran remedio contra la obesidad. Finalmente, la riqueza de yodo en las algas hace que estas puedan ser utilizadas fácilmente por la tiroides para  estimula el metabolismo. Entre los diferentes componentes de las algas, también hay sustancias que actúan sobre las lipasas, promoviendo la demolición de las grasas.

Tratamiento de trastornos del aparato osteoarticular

En las algas marinas, las sales minerales nobles (calcio, magnesio y fósforo) están presentes en cantidades tales que son fácilmente asimilables por el organismo.

Las mejores recetas con algas

Ya hemos dicho que existen infinidad de algas, todas ellas con propiedades y beneficios para nuestro organismo, de modo que las podemos preparar en diversas recetas como estas que ahora te contamos.

Nicolás Veracierta vio: Propiedades y beneficios de las algas

Futomaki

Las algas son tradicionales en la cocina japonesa de modo que una de las mejores recetas para consumir algas es hacer futomaki que es similar a una pequeña albóndiga al final de la cual se coloca el nori, las algas típicas del sushi.

Para hacerlo necesitas:

  • Algas secas 2 hojas
  • Su-meshi 1 porción
  • Huevos 2
  • Caldo dashi 1.5 cucharadas
  • Saké 2 cucharaditas
  • 1/2 cucharadita de sal
  • Aceite de cacahuete para freír al gusto

Para la guarnición:

  • Caldo dashi 120 ml
  • Salsa de soja 1 cuchara
  • Azúcar 1,5 cucharaditas
  • Vino de arroz dulce 1 cucharadita
  • Camarones imperiales 6
  • Espárragos 4
  • Cebolletas 10 tallos
  • Champiñones 4

Mezcla 1 huevo, caldo, sake y sal. Vierte parte de la mezcla en un sartén con aceite. Cuando se espese, empuja la tortilla hacia el asa de la bandeja, engrasa el espacio libre con aceite, mueve la tortilla y engrasa el espacio restante con otro poco de aceite.

Agrega el otro huevo, haciendo que fluya incluso bajo la tortilla lista y déjalo espesar. Forma una tortilla de dos capas. Cuando esté fría, corte en tiras de 1 cm.

En una sartén pon los champiñones junto con el agua, el caldo, la salsa de soja, el azúcar y el vino de arroz. En un hervor, deja que se cocine durante unos 20 minutos. Escurre los champiñones y córtalos en rodajas finas.

Pela los camarones y cocina durante 1 minuto, luego escurre y deje que se enfríen.Coloca una hoja de algas con el lado áspero hacia arriba en una tabla para cortar. Extiende la mitad del su-meshi en una capa regular dejando un espacio de 2 cm. Forma un hueco en la capa de arroz y coloque la mitad de tiras de tortilla, mitad de espárragos y la mitad de camarones. También agrega 5 tallos de cebolleta y mitad de champiñones.

Enrolla la masa-maki suavemente y sirve.

Goma wakame

Goma Wakame es el nombre que recibe una ensalada a base del tipo de algas que se conoce como wakame. Se hace de manera muy fácil con esta receta.

Para hacerlo necesitas:

  • Alga marina wakame deshidratada 40 g
  • Vinagre de arroz 3 cucharadas
  • Salsa de soja 3 cucharadas
  • Aceite de sésamo 1 cucharada
  • Azúcar 1 cucharadita
  • Pimientos picantes al gusto
  • Jengibre 1 cucharadita
  • Dientes de ajo 1/2 de cucharadita
  • Chalota 2
  • Zanahoria 1/2 finamente picada
  • Cilantro fresco picado 2 cucharadas
  • Semillas de sésamo1 cucharada

Corta las algas marinas en tiras y colócalas en un recipiente que las cubra con agua caliente durante unos 5 minutos. Después de drenar, enjuagar y elimina el exceso de agua, es necesario cortar las algas en trozos pequeños porque al deshidratarse tienden a aumentar mucho volumen cuando entran en contacto con el agua.

Mezcla el vinagre, la salsa de soja, el aceite de sésamo, el azúcar, la pimienta picada, el jengibre y el ajo en un bol hasta que el azúcar se haya derretido por completo. Agrega las algas, la chalota, la zanahoria y el cilantro, mezcle bien. Espolvoreae la ensalada con semillas de sésamo y sirve sobre la mesa.

Algas fritas

Por último, una receta que te permitirá degustar también un plato de algas fritas. Para ello tan solo necesitas algas (al gusto), harina y aceite.

Toma las algas y las dejas en remojo en agua durante al menos una hora y luego proceda a lavarlas cuidadosamente, eliminando aquellas que no aparecen en excelentes condiciones o que no sean particularmente suaves.

Seca bien las algas con un papel de cocina, coloca la harina en un plato y pasamos las algas para que se enharinen abundantemente. Echamos aceite en una sartén y llevamos al fuego. Cuando el aceite esté caliente, echamos las algas rebozadas en harina. Damos vuelta y vuelta, sacamos y dejamos en un plato con papel de cocina para que escurra todo el aceite.

Ahora servimos las algas marinas fritas como guarnición, podemos acompañarlas tanto con carne como con pescado. Por otro lado, no tienes la necesidad de salarlas, si bien las algas ya tienen la sal absorbida en el mar.

Artículo de interés:

Ver fuente

Relacionados

Categorías: Nicolas Veracierta