Nicolás Veracierta vio: Basta ya de incendios forestales y muerte por doquier

Versión oficial

Según la Xunta de Galicia, en palabras de su mismísimo presidente Alberto Núñez Feijóo, les están atacando terroristas incendiarios, que hacen daño donde más duele. Esto lo dijo a la prensa, entre palabras de agradecimiento a brigadas, bomberos y voluntarios, el pésame a las familias de los fallecidos y la honda preocupación personal y de la Xunta, por los damnificados y los daños.

Aparentemente el presidente tiene dotes de visionario, puesto que, Todas las fuerzas están empeñadas en apagar los fuegos (ya advirtieron que los estudios y la búsqueda de las causas vendrán después), que surgen como la mala hierba, justamente en los sitios donde quienes saben del tema, vienen advirtiendo hace años que hay más peligro y menos previsión.

 

Qué es lo que NO dicen

Que lo que se está quemando es en realidad el pulmón de la península y que, además, la zona de Galicia y el norte de Portugal son las zonas de bosques naturales más grandes de toda Europa, con una biodiversidad tan particular, como irrepetible e irrecuperable.

Que en los últimos cuarenta años (1976 – 2016) los incendios forestales han hecho arder a la mitad del territorio de Galicia (solo el año pasado se quemaron más de 12,000 hectáreas) y que este tipo de situaciones, pueden superar la capacidad natural de los bosques, de recuperarse.

 

Que sobre todos los incendios de España pende la Ley de Montes y si bien, la recalificación de los territorios quemados no será posible hasta dentro de 30 años, la única forma de preservar estas áreas es, como propusieron en su momento los bomberos, declararlas “cementerios de la Naturaleza”, dado que un camposanto sí resulta intocable.

Que con mientras la Xunta mantuvo la alerta de grave peligro de incendios en la zona, la empresa Seaga se dio el “lujo” de despedir casi a 500 brigadistas, gente que conoce y sabe moverse en los montes, que hubiesen sido de enorme ayuda, para que estos fuegos no se extendieran.

 

Que días antes de que comenzara el fuego, cientos de personas se manifestaron en Santiago, frente a la sede de Montes, exigiendo que se tomasen mayores medidas de prevención, para evitar incendios forestales y alertando que, si éstos surgían, ocurriría alguna desgracia, ante la falta de gente especializada para combatirlos.

 

Conclusiones

Llegaron a haber 150 fuegos activos y simultáneos (el total se calcula en 205), los incendios arrasaron montes, campos y pueblos enteros y el grado de daño al Medio Ambiente es incalculable, porque las lluvias que arreciaron ayer, pueden arrastrar las cenizas hacia las rías (donde se crían mariscos) y hacer que los estragos sean aún peores, a todo nivel.

Cuatro vidas humanas se perdieron, ha muerto animales domésticos y miles de seres vivos salvajes fueron calcinados o expulsados de sus hábitats naturales. Los daños económicos, sociales, medioambientales y psicológicos son enormes y en muchos casos no habrá dinero que los repare.

 

La pregunta que surge es: ¿hasta cuándo van a permitir que se queme el país? El Cambio Climático no puede ser usado solo como excusa, para justificar la magnitud de los incendios; hay que gestionar adecuadamente los montes para prevenir estos desastres.

Basta de muertes, de permitir que el patrimonio forestal arda, sin hacer otra cosa que buscar excusas y chivos expiatorios y basta de desidia, intereses creados, manipulaciones y falta de escrúpulos a la hora de la gestión. Es hora de empezar a construir, que de destruir ya se encarga el fuego.

 

REDACCION/ECOTICIAS.COM

Ver fuente

Nicolás Veracierta vio: El incendio en el paraje Nazaret de Moguer afecta a tres hectáreas de matorral y arbolado

En concreto, el incendio forestal se ha dado por extinguido pasadas las 8,00 horas de este lunes, según ha informado el Plan Infoca desde su cuenta de Twitter, consultada por Europa Press.

El Dispositivo para la Prevención y Extinción de Incendios Forestales de Andalucía, el Plan Infoca, ha indicado la superficie quemada por el incendio forestal declarado en la tarde de este domingo en el paraje Nazaret de Moguer (Huelva) ha alcanzado las tres hectáreas de matorral y arbolado.

En concreto, el incendio forestal se ha dado por extinguido pasadas las 8,00 horas de este lunes, según ha informado el Plan Infoca desde su cuenta de Twitter, consultada por Europa Press.

Para sofocar el incendio, el Infoca llegó a movilizar a 25 bomberos forestales, un agente de medio ambiente, dos vehículos autobombas y dos medios aéreos, si bien estos últimos se retiraron tras lograrse la estabilización del fuego.

El Dispositivo para la Prevención y Extinción de Incendios Forestales de Andalucía, el Plan Infoca, ha indicado la superficie quemada por el incendio forestal declarado en la tarde de este domingo en el paraje Nazaret de Moguer (Huelva) ha alcanzado las tres hectáreas de matorral y arbolado.

En concreto, el incendio forestal se ha dado por extinguido pasadas las 8,00 horas de este lunes, según ha informado el Plan Infoca desde su cuenta de Twitter, consultada por Europa Press.

Para sofocar el incendio, el Infoca llegó a movilizar a 25 bomberos forestales, un agente de medio ambiente, dos vehículos autobombas y dos medios aéreos, si bien estos últimos se retiraron tras lograrse la estabilización del fuego.

ep

Ver fuente

Nicolás Veracierta vio: Vallsur estrena una nueva zona de juegos digitales para niños que busca inculcar valores medioambientales

La nueva ‘Kids Area de Vallsur’ dispone de 10 estaciones interactivas con siete juegos cada una y se encuentran repartidas entre la planta baja y la primera para niños de entre cinco y 12 años.

El área recreativa para niños de Vallsur ha estrenado una nueva

zona digital, con juegos orientados a inculcarles valores como el respeto al medio ambiente.

La nueva ‘Kids Area de Vallsur’ dispone de 10 estaciones interactivas con siete juegos cada una y se encuentran repartidas entre la planta baja y la primera para niños de entre cinco y 12 años.

Con el fin de aunar entretenimiento y educación, los más pequeños podrán disfrutar de diferentes juegos como ‘Operación reciclaje’, en el que tendrán que separar residuos y colocarlos en el contenedor adecuado o ‘Jumper Fish’, para ayudar a un pequeño pez a no ser pescado por los anzuelos.

También podrán divertirse con juegos de música en los que tendrán que componer canciones utilizando distintos instrumentos musicales o juegos de fotografía para luego imprimir su imagen con divertidos elementos decorativos.

Para poder disfrutar de esta área interactiva tan solo será necesario tener la APP de Vallsur para poder generar un código y así activar los distintos juegos.

El área recreativa para niños de Vallsur ha estrenado una nueva zona digital, con juegos orientados a inculcarles valores como el respeto al medio ambiente.

La nueva ‘Kids Area de Vallsur’ dispone de 10 estaciones interactivas con siete juegos cada una y se encuentran repartidas entre la planta baja y la primera para niños de entre cinco y 12 años.

Con el fin de aunar entretenimiento y educación, los más pequeños podrán disfrutar de diferentes juegos como ‘Operación reciclaje’, en el que tendrán que separar residuos y colocarlos en el contenedor adecuado o ‘Jumper Fish’, para ayudar a un pequeño pez a no ser pescado por los anzuelos.

También podrán divertirse con juegos de música en los que tendrán que componer canciones utilizando distintos instrumentos musicales o juegos de fotografía para luego imprimir su imagen con divertidos elementos decorativos.

Para poder disfrutar de esta área interactiva tan solo será necesario tener la APP de Vallsur para poder generar un código y así activar los distintos juegos.

ep

Ver fuente

Nicolás Veracierta vio: Asturias entera a oscuras por los incendios forestales intencionados

Mientras Asturias sigue ardiendo fundamentalmente por la acción de los incendios provocados para el pastoreo, la gente mira para otro lado por este grave problema, que hoy se ha padecido en gran parte de la región que no se ve el cielo de la capa de humo que hay, con pueblos que han tenido que ser abandonados, carreteras cortadas. Esta claro que tiene que ser la ciudadanía la que se pongan a frenar estos incendios continuos que hipotecan Asturias y que los que gobiernan permiten.

Ahora los autores de los incendios saben encima que no van a sufrir ningún tipo de perjuicio por quemar un monte porque sus reses van a seguir pastando en ellos sin ningún tipo de restricción. No olvidemos que según los informes de la Fiscalía de Medio Ambiente del Tribunal Superior de Justicia de Asturias y según los datos de las Brigadas de Investigación de Incendios del Principado de Asturias casi el 80% de los fuegos en nuestra región están relacionados, de una u otra manera, con la regeneración de pastos.

Pero sobre todo lo que nos encontramos es ante una irresponsabilidad sin precedentes por parte de estos grupos políticos que han rebajado las medidas de lucha contra los incendios forestales cuando en realidad lo que deberían plantearse es todo lo contrario, es decir reforzarlas para que no suceda como lo que estamos viviendo en estos momentos.

Hay que recordar que Asturias es la única Comunidad Autónoma de todo el estado español, la única región de toda la Unión Europea en la que no se acotarán al pastoreo las zonas arrasadas por incendios forestales, en la región donde la mayoría de los incendios tienen ese origen.

Mientras en el resto del estado español están consiguiendo bajar el número de incendios en Asturias estamos siguiendo la tendencia contraria. En cambio nuestros políticos lejos de reforzar las medidas de lucha contra esta lacra lo que hacen es eliminar las pocas que había como eran los acotamientos.

Por último hacemos un llamamiento a los partidos políticos para que vuelvan a la legalidad como les han indicado la propia justicia, se recupere los acotamientos en las zonas de pastos y se persiga a los que queman el monte un día sí y otro también. Si no lo hacen serán tan responsables como los autores materiales de los hechos porque en su mano está adoptar medidas que puedan impedir la aparición de incendios.

Mientras Asturias sigue ardiendo fundamentalmente por la acción de los incendios provocados para el pastoreo, la gente mira para otro lado por este grave problema, que hoy se ha padecido en gran parte de la región que no se ve el cielo de la capa de humo que hay, con pueblos que han tenido que ser abandonados, carreteras cortadas. Esta claro que tiene que ser la ciudadanía la que se pongan a frenar estos incendios continuos que hipotecan Asturias y que los que gobiernan permiten.

Ahora los autores de los incendios saben encima que no van a sufrir ningún tipo de perjuicio por quemar un monte porque sus reses van a seguir pastando en ellos sin ningún tipo de restricción. No olvidemos que según los informes de la Fiscalía de Medio Ambiente del Tribunal Superior de Justicia de Asturias y según los datos de las Brigadas de Investigación de Incendios del Principado de Asturias casi el 80% de los fuegos en nuestra región están relacionados, de una u otra manera, con la regeneración de pastos.

Pero sobre todo lo que nos encontramos es ante una irresponsabilidad sin precedentes por parte de estos grupos políticos que han rebajado las medidas de lucha contra los incendios forestales cuando en realidad lo que deberían plantearse es todo lo contrario, es decir reforzarlas para que no suceda como lo que estamos viviendo en estos momentos.

Hay que recordar que Asturias es la única Comunidad Autónoma de todo el estado español, la única región de toda la Unión Europea en la que no se acotarán al pastoreo las zonas arrasadas por incendios forestales, en la región donde la mayoría de los incendios tienen ese origen.

Mientras en el resto del estado español están consiguiendo bajar el número de incendios en Asturias estamos siguiendo la tendencia contraria. En cambio nuestros políticos lejos de reforzar las medidas de lucha contra esta lacra lo que hacen es eliminar las pocas que había como eran los acotamientos.

Por último hacemos un llamamiento a los partidos políticos para que vuelvan a la legalidad como les han indicado la propia justicia, se recupere los acotamientos en las zonas de pastos y se persiga a los que queman el monte un día sí y otro también. Si no lo hacen serán tan responsables como los autores materiales de los hechos porque en su mano está adoptar medidas que puedan impedir la aparición de incendios.

ep

Ver fuente

Nicolás Veracierta vio: El operativo de Matalavilla (León), cerca de extinguir el incendio declarado el viernes

Sobre el terreno actúan un técnico, tres agentes medioambientales, una brigada Helitransportada y la Brif de Tabuyo. Además, permanecen activos dentro de la provincia los incendios de Sosas de Laciana (Villablino), Caldas de Luna (Sena de Luna) y San Martín de Moreda (Vega de Espinareda), a los que se han sumado en las últimas horas otro registrado en Cabrillanes.

El incendio de Matalavilla (León) se mantiene en nivel 1 del Plan de Protección Civil ante Emergencias por Incendios Forestales de Castilla y León, Infocal, con frentes dispersos pero que está a punto de darse por extinguido, según han informado fuentes de la Consejería de Medio Ambiente a Europa Press.

Sobre el terreno actúan un técnico, tres agentes medioambientales, una brigada Helitransportada y la Brif de Tabuyo. Además, permanecen activos dentro de la provincia los incendios de Sosas de Laciana (Villablino), Caldas de Luna (Sena de Luna) y San Martín de Moreda (Vega de Espinareda), a los que se han sumado en las últimas horas otro registrado en Cabrillanes.

El incendio de Matalavilla (León) se mantiene en nivel 1 del Plan de Protección Civil ante Emergencias por Incendios Forestales de Castilla y León, Infocal, con frentes dispersos pero que está a punto de darse por extinguido, según han informado fuentes de la Consejería de Medio Ambiente a Europa Press.

Sobre el terreno actúan un técnico, tres agentes medioambientales, una brigada Helitransportada y la Brif de Tabuyo. Además, permanecen activos dentro de la provincia los incendios de Sosas de Laciana (Villablino), Caldas de Luna (Sena de Luna) y San Martín de Moreda (Vega de Espinareda), a los que se han sumado en las últimas horas otro registrado en Cabrillanes.

ep

Ver fuente

Nicolás Veracierta vio: 2017, uno de los peores años de incendios en España

Ante el próximo cierre de las campañas de extinción de incendios forestales en muchas comunidades autónomas, Greenpeace ha hecho un balance de lo que ha supuesto 2017 en materia de incendios con el objetivo de mostrar una radiografía de uno de los problemas ambientales más importantes del país. Analizando los datos, se confirma que se rompe la tendencia de mejora de los últimos años, ya que 2017 está siendo el tercer peor año del último decenio, con casi 101.000 hectáreas quemadas, 11.600 incendios de los cuales 22 han tenido dimensiones superiores a 500 hectáreas.

En este balance, Greenpeace hace también mención especial al país vecino con el incendio de Pedrógão Grande (Portugal) con 65 muertos y 30.000 hectáreas considerado en Portugal como “la mayor tragedia de víctimas humanas de los últimos tiempos”

“Como advertía la comunidad científica, la frecuencia y virulencia de los incendios forestales aumentará durante el presente siglo como consecuencia del cambio climático. Si, además, sumamos que se mantiene la alta siniestralidad y los factores estructurales del monte español, abandono y falta de gestión forestal, tenemos el cóctel perfecto para años como el actual” ha declarado Mónica Parrilla de Diego , portavoz de Greenpeace. “Es fundamental que desde las administraciones públicas y la población se conciencie de lo mucho que queda por hacer” .

Greenpeace destaca que en 20017 se han incrementado una serie de datos:

en un 22,7% el número de Grandes Incendios Forestales (GIF) con respecto a la media del decenio (2007-2017)

en un 26,4% la superficie afectada con respecto a la media del decenio (2007-2017)

en un 10,4% de incendios respecto a la media del decenio (2007-2017)

Comunidades más afectadas:

Las comunidades más afectadas han sido Castilla León con casi 17.000 hectáreas y Andalucía con casi 11.000 hectáreas.

Respecto al número de incendios, las comunidades o provincias del noroeste (Galicia, Asturias, Cantabria y Euskadi y las provincias de León y Zamora) siguen sufriendo más de la mitad de los incendios producidos en todo el territorio nacional.

Grandes Incendios Forestales (GIF)

Sólo en los 22 Grandes Incendios Forestales se ha quemado casi 40.000 hectáreas lo que representa el 39% de la superficie quemada total. Cada vez se quema más superficie en menos incendios, es decir la capacidad de extinción cada vez es más exitosa, sin embargo en situaciones adversas, el incendio queda fuera de control llegando a episodios dramáticos en los que es necesario la evacuación de miles de personas, sobre todo en zonas donde la interfaz urbano-forestal es más compleja (enlace a web). Los dos más devastadores fueron el ocurrido en Encinedo (Cabrera, León) y el de Moguer (Huelva) que pasan a formar parte de la lista de los incendios más graves de los últimos años.

Espacios protegidos

Los incendios han afectado a muchas hectáreas de espacios protegidos de altísimo valor ambiental y social, como el ocurrido en el Parque Natural de Doñana, en Moguer (Huelva). Otros casos que hay que lamentar es el Valle del Jerte, Parque Natural Arribes del Duero, la Cumbre de Tejeda, la zona de Especial Conservación de Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas, etc.

Cambio climático, sequía

La cuenca mediterránea convive con el fuego desde hace miles de años, sin embargo el cambio climático está cambiando la tipología de los incendios aumentando su frecuencia e, intensidad, escapando a los esfuerzos de los equipos de extinción. Los bosques se encuentran en una situación vulnerable frente a perturbaciones como el fuego, las plagas y enfermedades debido a las altas temperaturas y falta de precipitaciones. 2017 es uno de los años más calurosos desde que se tienen registros.

Para proteger los bosques, es fundamental la lucha contra el cambio climático. Para ello, es necesario desarrollar modelos de selvicultura que tengan en cuenta la variable del cambio climático para gestionar nuestro monte teniendo en cuenta el calentamiento global al que nos estamos enfrentando.

Mucho por hacer. Demandas de Greenpeace España.

La problemática de los incendios forestales es compleja, por lo que las soluciones deben apuntar en diferentes direcciones. Así, desde Greenpeace, proponemos las siguientes medidas:

A las administraciones públicas:

Establecer una política de prevención de incendios forestales y adaptativa al cambio climático

Campañas de sensibilización a la población.

Fomentar alternativas al uso cultural del fuego.

Evitar construcciones diseminadas en el medio rural.

Campañas informativas a la población sobre la elaboración de planes de autoprotección de las viviendas y urbanizaciones.

Dotar a las Fiscalías de Medio Ambiente de más recursos para la investigación de las causas de los incendios y poder encausar a las personas responsables.

Realizar planes de recuperación de zonas incendiadas.

A la población:

Extremar las precauciones, no encender fuego en el monte.

Colaborar para identificar a las personas responsables.

Asumir el riesgo de incendio en el medio rural, elaborando planes de autoprotección en sus viviendas y urbanizaciones

Ante el próximo cierre de las campañas de extinción de incendios forestales en muchas comunidades autónomas, Greenpeace ha hecho un balance de lo que ha supuesto 2017 en materia de incendios con el objetivo de mostrar una radiografía de uno de los problemas ambientales más importantes del país. Analizando los datos, se confirma que se rompe la tendencia de mejora de los últimos años, ya que 2017 está siendo el tercer peor año del último decenio, con casi 101.000 hectáreas quemadas, 11.600 incendios de los cuales 22 han tenido dimensiones superiores a 500 hectáreas.

En este balance, Greenpeace hace también mención especial al país vecino con el incendio de Pedrógão Grande (Portugal) con 65 muertos y 30.000 hectáreas considerado en Portugal como “la mayor tragedia de víctimas humanas de los últimos tiempos”

“Como advertía la comunidad científica, la frecuencia y virulencia de los incendios forestales aumentará durante el presente siglo como consecuencia del cambio climático. Si, además, sumamos que se mantiene la alta siniestralidad y los factores estructurales del monte español, abandono y falta de gestión forestal, tenemos el cóctel perfecto para años como el actual” ha declarado Mónica Parrilla de Diego , portavoz de Greenpeace. “Es fundamental que desde las administraciones públicas y la población se conciencie de lo mucho que queda por hacer” .

Greenpeace destaca que en 20017 se han incrementado una serie de datos:

  • en un 22,7% el número de Grandes Incendios Forestales (GIF) con respecto a la media del decenio (2007-2017)
  • en un 26,4% la superficie afectada con respecto a la media del decenio (2007-2017)
  • en un 10,4% de incendios respecto a la media del decenio (2007-2017)

Comunidades más afectadas:

Las comunidades más afectadas han sido Castilla León con casi 17.000 hectáreas y Andalucía con casi 11.000 hectáreas.

Respecto al número de incendios, las comunidades o provincias del noroeste (Galicia, Asturias, Cantabria y Euskadi y las provincias de León y Zamora) siguen sufriendo más de la mitad de los incendios producidos en todo el territorio nacional.

Grandes Incendios Forestales (GIF)

Sólo en los 22 Grandes Incendios Forestales se ha quemado casi 40.000 hectáreas lo que representa el 39% de la superficie quemada total. Cada vez se quema más superficie en menos incendios, es decir la capacidad de extinción cada vez es más exitosa, sin embargo en situaciones adversas, el incendio queda fuera de control llegando a episodios dramáticos en los que es necesario la evacuación de miles de personas, sobre todo en zonas donde la interfaz urbano-forestal es más compleja (enlace a web). Los dos más devastadores fueron el ocurrido en Encinedo (Cabrera, León) y el de Moguer (Huelva) que pasan a formar parte de la lista de los incendios más graves de los últimos años.

Espacios protegidos

Los incendios han afectado a muchas hectáreas de espacios protegidos de altísimo valor ambiental y social, como el ocurrido en el Parque Natural de Doñana, en Moguer (Huelva). Otros casos que hay que lamentar es el Valle del Jerte, Parque Natural Arribes del Duero, la Cumbre de Tejeda, la zona de Especial Conservación de Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas, etc.

Cambio climático, sequía

La cuenca mediterránea convive con el fuego desde hace miles de años, sin embargo el cambio climático está cambiando la tipología de los incendios aumentando su frecuencia e, intensidad, escapando a los esfuerzos de los equipos de extinción. Los bosques se encuentran en una situación vulnerable frente a perturbaciones como el fuego, las plagas y enfermedades debido a las altas temperaturas y falta de precipitaciones. 2017 es uno de los años más calurosos desde que se tienen registros.

Para proteger los bosques, es fundamental la lucha contra el cambio climático. Para ello, es necesario desarrollar modelos de selvicultura que tengan en cuenta la variable del cambio climático para gestionar nuestro monte teniendo en cuenta el calentamiento global al que nos estamos enfrentando.

Mucho por hacer. Demandas de Greenpeace España.

La problemática de los incendios forestales es compleja, por lo que las soluciones deben apuntar en diferentes direcciones. Así, desde Greenpeace, proponemos las siguientes medidas:

A las administraciones públicas:

  • Establecer una política de prevención de incendios forestales y adaptativa al cambio climático
  • Campañas de sensibilización a la población.
  • Fomentar alternativas al uso cultural del fuego.
  • Evitar construcciones diseminadas en el medio rural.
  • Campañas informativas a la población sobre la elaboración de planes de autoprotección de las viviendas y urbanizaciones.
  • Dotar a las Fiscalías de Medio Ambiente de más recursos para la investigación de las causas de los incendios y poder encausar a las personas responsables.
  • Realizar planes de recuperación de zonas incendiadas.

A la población:

  • Extremar las precauciones, no encender fuego en el monte.
  • Colaborar para identificar a las personas responsables.
  • Asumir el riesgo de incendio en el medio rural, elaborando planes de autoprotección en sus viviendas y urbanizaciones

Ver fuente