En la contaminación influye tanto la codicia de los productores como la desidia de los consumidores.